INICIO                        PINTURA    LITERATURA    POESIA    MUSICA    FOTOGRAFIA    ESCULTURA    CINE

 ... LA CANCIÓN DE JULIA  
     
 

Julia Mª Dopico Vale

 
     
  Concierto das Letras Galegas en el Teatro de Beneficencia de Origueira con "Lyrica´s"  
 

 




 
 

Concierto das Letras Galegas en el Teatro de Beneficencia de Origueira con "Lyrica´s"
(Julia Mª Dopico Vale y Diana Somkhieva)

 

 
 

 

 
     
  Últimas palabras de Alberto Zedda  
     
 

 

 
     
  Entrevista a Leo Nucci  
     
 

 
     
  Entrevista a Isabel Pérez  
     
 

 

 

 
     
  Entrevista a Michiko Hagamuchi  
     
 
 
     
  Entrevista a Enrique Jiménez Gómez  
     
 
 
     
     
  LEONEL MORALES: JURADO DEL “CIDADE DE FERROL”  
     
 

Hoy mismo, 27 de Noviembre, a las 20.00 horas se celebrará en el Auditorio ferrolano la final entre los participantes a la XXIX edición del Concurso Internacional de Piano Cidade de Ferrol que interpretarán su música acompañados por la Orquesta Sinfónica de Galicia dirigida por Enrique García Asensio. El jurado, presidido por Dña. Natalia Lamas tendrá la difícil encomienda de elegir un ganador. Entre los miembros de este jurado y como en pasadas ediciones se encuentra el pianista internacional Leonel Morales, con el que mantuve una interesantísima conversación que resumo en estas líneas.

Ha nacido usted en Cuba, pero tiene la nacionalidad española desde 1991. ¿Cómo influye esto en su personalidad y concepción musical?

Soy cubano, lo que me ha influido es España (ríe). Mi personalidad, mi carácter, mi ........ (ver más aquí)

 

 
     
  Entrevista a Javier Busto - COMPOSITOR  
     
 
 
 
 
     
  Entrevista a José López Calo  

 

 

 

Todo un referente en la musicología internacional.

 
 

 

 

 
     
  Curso Universitario "Música en Compostela"  
     
   
     
  MERCEDES GOICOA: LA MUJER, LA PIANISTA Y LA ACADÉMICA.  
     
 

Mercedes Goicoa ha sido hasta hace a penas unas semanas “Presidenta de la Real Academia de Bellas Artes de Nuestra Señora del Rosario”. Un cargo que ocupó desde el 26 de Abril del 2003, desempeñando una importantísima labor al frente de la Institución y del que ahora se retira por problemas de salud. Además, su fecunda trayectoria artística y musical como docente e intérprete pianística la convierten en un personaje que debemos considerar referente cultural de Galicia.

-Mercedes, son casi ochenta años entregados a la música. ¿Cómo es el principio de esta trayectoria?

En mi casa, con mi tía Honoria Goicoa, una mujer muy inteligente, de gran talento y maravillosa voz de soprano dramática. Nunca fue reconocida como merecía. Ella estrenó O Mariscal, la ópera en gallego de Rodríguez Losada. También fue fundadora del Conservatorio de A Coruña… Siempre dirigió mi carrera (aunque después tuve grandes maestros) y siempre lo hizo acertadamente.

-¿Cuándo decide que la música es su verdadera vocación?

Desde que nací quise ser pianista. Lo supe siempre. Yo era feliz escuchando música a todas horas y todos los días.

-Estudia en Madrid, con una beca de la Diputación Provincial de A Coruña. ¿Cómo recuerda esta etapa?

El Conservatorio de A Coruña no tenía validez oficial, así que con diez años me fui a examinar por libre de la carrera elemental de solfeo y piano a Madrid. Al año siguiente hice 6º y 7º de piano obteniendo “sobresaliente doble” en el último curso, algo excepcional. Después seguí los estudios oficiales con el Maestro Cubiles. Yo tenía una buena técnica heredada de mi profesora Pilar Castillo, que a su vez había sido alumna de Canuto Berea. Cubiles dijo que no tenía nada que corregir, sino engrandecer.


 

-Eran tiempos en que estudiar fuera no era lo habitual y menos tratándose de una mujer…

Yo me fui a estudiar a Madrid a los doce años a un colegio de monjas francesas. Alternaba la formación del colegio con el Conservatorio. Era un privilegio ya que en aquellos momentos el Conservatorio de Madrid contaba con los mejores catedráticos tanto de piano como de otros instrumentos. Era un lujo estudiar con ellos.

-Obtiene importantes premios: El “Primer Premio de Música de Cámara”, el “Premio de Interpretación de Música Francesa”, el “Primer Premio de Piano”…

Una emoción especial para mí fue aquel “sobresaliente doble”. Después cada premio tenía su significado y un momento. El de “Virtuosismo” fue la culminación de mis estudios en el Conservatorio.

-Y después, París…

Dí conciertos por toda España hasta ser invitada por Radio Nacional de París para estrenar unas obras de Ricardo Olmos. Allí conocí a Salvador Bacarisse que me invitó a vivir en su casa. Estuve durante un año. El ambiente musical que se respiraba era magnífico. Conocí a muchísimos artistas entre ellos a Victoria de los Ángeles, de la que guardo un recuerdo muy especial…Toqué para Radio París, en la Sala Gaveau, en la Embajada de España…Seguía estudiando, con Lazare Levy con George Enescu…Fue una etapa riquísima e inolvidable

-¿Qué hace que vuelva a Galicia?

El amor. Conocí al hombre de mi vida, me casé con él y me dediqué a la familia y a la pedagogía, con la que también he disfrutado mucho.

-Indudablemente con su formación y experiencia podía y puede aportar mucho a los jóvenes pianistas de la ciudad…

Tuve muchos alumnos. Algunos muy buenos. Todavía me vienen a saludar con mucho cariño. Opino que los gallegos tienen una sensibilidad especial para la música. Creo que he creado una escuela pianística.

-En 1986 la nombran “Académica Numeraria de la Sección de Música de la Real Academia de Bellas Artes de Nuestra Señora del Rosario”, comenzando así una nueva etapa y una ingente labor. ¿Qué destacaría de este tiempo?

Conseguí traer a A Coruña la exposición “Rubinstein en España” de mano de Paloma O´Shea. Recuerdo que fue una inauguración magnífica. Desde el cargo de bibliotecaria conservadora fundé la “Biblioteca Musical de la Academia”. Cuando llegué allí de música no había prácticamente nada y lo poco que había estaba abandonado. Si tuviésemos espacio hubiéramos podido tener nuestro propio museo, porque la Academia tiene muchas cosas, no sólo de música: Colecciones de pintura contemporánea, la Tauromaquia de Goya, una colección de Sargadelos antiguo, trajes…. Todo está guardado y a disposición del público. También se hicieron conciertos buenísimos, algunos de carácter benéfico (cinco al año concretamente), conferencias con importantísimos personajes, ciclos de cine, exposiciones… Quise dar a conocer la cultura de Galicia, que la gente sepa los tesoros que tenemos.

-Después es nombrada “Presidenta de la Real Academia”. La única mujer que ha ostentado este cargo. Este hecho ¿la ha beneficiado o perjudicado?

No he percibido diferencias. Yo me relacioné con todo el mundo y en todas partes me han recibido y me han apoyado.

¿Qué conclusiones saca de todo este trabajo, de toda esta labor?

He sido muy feliz (aunque también he tenido mis preocupaciones y momentos difíciles). Hice lo que me gustaba. La Academia hoy tiene un nivel importante, algo que es para transmitir al público, para darlo a conocer a la gente. Yo seguiré apoyando en lo que sea necesario. Me siento muy satisfecha de aportar mi granito de arena a la cultura de Galicia.

Julia Mª Dopico Vale.

Ver la entrevista en el Diario de Ferrol

 

 
   
 
 
  Entrevista a Borja Quiza  
 

 

 
   
     
  JESÚS LÓPEZ COBOS EN FERROL  
     
   

Este jueves día doce de junio, podremos disfrutar, sentir y pensar con la música de la Orquesta Sinfónica de Galicia dirigida por una batuta excepcional, la de Jesús López Cobos, que procedente de Viena acudirá a esta cita musical para interpretar obras de Beethoven en el que será el primer concierto sinfónico del recién inaugurado Auditorio de Ferrol. Es para nosotros un orgullo contar con su presencia y particularmente, compartir un tiempo de conversación en el que el Maestro expone aspectos de su trayectoria vital y artística:

Sus estudios musicales son posteriores a su licenciatura en filosofía. ¿Es la suya una vocación tardía? .

Se puede decir que sí, ya que yo me decidí por la música cuando ya había terminado la universidad, aunque en cierto sentido se trata de cosas complementarias ya que la música tiene mucho que ver con la historia de las ideas. El arte se ha dejado siempre influir por el pensamiento de cada época y eso tiene que ver con la filosofía, lógicamente.

Muy pronto usted proyecta una intensísima carrera internacional como director, en un tiempo en que la situación musical en España era “difícil”. ¿Cómo es ser un director español en los grandes escenarios europeos de este tiempo?

Era ir en contra corriente, porque la imagen que dábamos fuera de España no era precisamente la de tener directores de orquesta. Me hablaban muchas veces de toreros y flamencos (ríe). Pero también estaban Pau Casals, Victoria de los Ángeles y tantos otros grandes artistas… Es verdad que para los músicos era un reto. Fuimos los primeros en salir al extranjero, el panorama en España para un director de orquesta era un desierto, no había más que dos o tres orquestas en todo el país y lo sabíamos, yo era consciente de ello. Fuimos pioneros en nuestra generación.

Un momento difícil, de mucha lucha….

Sí y de muchas incertidumbres. Dudé mucho entre marcharme o no marcharme, porque en cierto modo era un salto al vacío, pero luego, a “toro pasado”, uno se alegra de haberlo hecho y de haber dedicado mi vida a esta profesión.

Algo, magnífico. La situación musical actual, sin embargo, es muy diferente.

Ha cambiado mucho. Hay directores jóvenes, más orquestas y una vida cultural que tampoco existía hace treinta o cuarenta años.

De todas las orquestas que usted ha dirigido- la Filarmónica de Berlín, la Sinfónica de Londres, la Filarmónica de Viena, la OrquestaFilarmónica de Israel…- ¿Cuál ha dejado en usted una huella especial?

Con la que he tenido la relación más larga, la Orquesta Sinfónica de Cincinnati en América. Estuve dieciséis años con esta orquesta, una de las grandes americanas. Es lógico que te deje más huella que otras a donde hayas ido como director invitado

¿Qué diferencias encuentra entre trabajar en América y Europa?

Las orquestas americanas han sido siempre entidades privadas en las que el músico no ha tenido el puesto seguro, a pesar de tener contratos largos…pero no han tenido nunca la seguridad que da el ser funcionario público. Eso hace que la profesionalidad y preparación de las orquestas sean muy altas. El sentido de responsabilidad del músico para con su orquesta es mayor que en las orquestas europeas, lo no quiere decir que sean mejores o peores. Lo que varía es la mentalidad.

Además de la orquesta ha llevado usted a cabo importantísimos compromisos operísticos, por citar alguno, el Anillo del nibelungo en el Festival de Berlín o Rigoletto con la Ópera Lírica de Chicago ¿ Qué posibilidades encuentra en la ópera y no en la orquesta?

La ópera te hace director de verdad. En Alemania se decía que mientras uno no dirige una ópera no es realmente director de orquesta; el reto de dirigir una ópera es mucho mayor, hay más elementos que conjugar: los solistas, el escenario, las distancias en el foso….Hay que tener mejor bagaje técnico para poder afrontar una ópera. Por eso te aporta mucho también desde el punto de vista del repertorio que, como el sinfónico, es inmenso.

En el terreno discográfico también ha hecho usted importantísimas contribuciones Wagner para la Orquesta, la Vida Breve de Falla, la Música de Turina y Debussy, con la que fue nominado para un premio Grammy…. ¿Algún nuevo proyecto en la actualidad?

Ahora se graba menos que antes (la situación actual del disco es la que es) y las orquestas están empezando a hacer su sello discográfico, lo lógico es que graben con su director titular. Sólo va a salir una grabación de Lucia di Lammermoor este verano, es la única producción que saldrá próximamente.

El repertorio del concierto que usted va a dirigir en esta ocasión en el Auditorio de Ferrol está versado en Beethoven…

Exactamente. Es un programa que surgió para el Festival Mozart, en el que yo iba a hacer una ópera. Teníamos ya a la soprano- Manuela Uhi-. Al inaugurarse el Auditorio ferrolano decidieron hacer este programa aquí, pensamos en hacer Egmont, que tiene soprano y narrador- Santiago Fernández- y luego completarlo con La Heroica. Yo vengo con mucha ilusión y además creo que tener una sala más en Galicia es importante para las orquestas de este país.

Usted ya ha dirigido en muchas ocasiones a la Sinfónica de Galicia.

Sí, desde el año 2000 sin interrupción. Sé cómo funciona la orquesta perfectamente. Es una orquesta joven, que surgió en España en un momento importante para la música. Un proyecto que se pensó muy bien desde el principio y contó con la suerte de tener a un director como Víctor Pablo. Es una orquesta puntera, de gran calidad.


Y ya por último, Maestro. ¿Qué significa para usted volver a estas tierras de Galicia y de Ferrol?

Como siempre, un gran placer. Desde el año 2000, como le decía, no he faltado a esta cita. Ya tengo aquí buenos amigos. Es como volver a casa y pasar unos días fantásticos haciendo música en este maravilloso país.

Julia Mª Dopico Vale.

 
     
  ENRIQUE GARCÍA ASENSIO: UNA BATUTA DE ORO.  
     
 

“Hubo un tiempo que no podía andar por la calle, todos me pedían batutas”

Acabamos de contar con la presencia en Ferrol y en su ciudad hermana, A Coruña, de uno de los más grandes directores de orquesta de nuestro país, Don Enrique García Asensio, la batuta que dirigió en esta ocasión la Orquesta Sinfónica de Galicia acompañando a la primera mujer ganadora en la XXVII edición del “Concurso Internacional de Piano Cidade Ferrol”. Amablemente comparto con esta figura señera de nuestro presente musical nacional e internacional, un tiempo de charla que escribo en estas líneas ya que sus puntos de vista, sus experiencias y en resumen toda su vida entregada a la música es sin duda una fuente de aprendizaje y un ejemplo de valores muy necesario para nuestra sociedad.

Viendo su biografía y trayectoria artística, llama la atención la cantidad de premios y distinciones que ha ido obteniendo a lo largo de su carrera. ¿Qué significan para usted todos estos reconocimientos? .

Los recibo con una gran ilusión, aunque nada me han regalado. He tenido que trabajarlo todo, con un poco de suerte y los conocimientos que he ido adquiriendo a lo largo de los años con extraordinarios profesores… Cuando me convertí en el primer catedrático de Dirección de Orquesta en un conservatorio español en 1970 o cuando me nombraron director de la Orquesta Sinfónica de TVE, el premio de la RAI (Radio Televisión Italiana) en 1962, o el “Dimitri Mitropoulos” (Concurso Internacional de Dirección de Orquesta) en Nueva York…Mirando hacia atrás veo una misión cumplida.

¿Cómo decide García Asensio convertirse en director de orquesta? .

La primera vez que dirigí en mi vida tenía 18 años, fue hacia 1955. Yo iba a ser violinista (como mi padre, mi abuelo y mi bisabuelo). Era el concertino de la Banda Sinfónica Municipal de Madrid y tuve que sustituir a Benito Baudet, al que habían operado de apendicitis. En aquella época en que todos éramos estudiantes se trataba de no perder esas pesetillas que nos venían muy bien. Mi maestro de armonía y contrapunto, D. Victorino Echevarría dijo que tenía unas condiciones estupendas para la dirección. Probé. En aquella época había muy pocos directores en España, no se podía estudiar dirección de orquesta aquí. Me aconsejaron irme a Munich, allí vi que el Maestro Celibidache, al que había conocido tres años antes, daba un curso en la Academia Musical Chigiana de Siena. Empecé a estudiar con él.

Celibidache ha sido pieza primordial en su carrera…

Para mí fue como un segundo padre. Él me abrió los ojos, me presentó como su mejor alumno, me hizo ver la música de otra manera y me enseñó una técnica de la que hoy soy heredero y sigo haciendo que ésta no se pierda y que siga siendo utilizada por los nuevos directores, de hecho ahora tengo que ir a EEUU, a la Universidad de Illinois, para impartir una “master class” sobre ella.

Su nombre está ligado al de la música española del S.XX y XXI. Usted como nadie ha vivido su evolución en este tiempo. ¿Cómo perfilaría el presente y el pasado de la música en nuestro país? .

En 1970 me convertí en catedrático. En aquella época había muy pocas orquestas de categoría en España. Se importaron muchos músicos extranjeros para mejorar el nivel. Hoy en día no es así. Hay más orquestas y un nivel muchísimo más alto. Por ejemplo la Orquesta Sinfónica de Galicia o la Real Filharmonía de Santiago son estupendas Yo he dirigido a las dos. También otras muchas en España, sin ningún paliativo. Todavía hay mucho que hacer, aunque ahora no sea el mejor momento para poder hacerlo.

En esta ocasión ha visitado nuestra tierra con motivo de la celebración de la final en el “Concurso Internacional de Piano Cidade Ferrol”. ¿Qué criterio le merece este concurso? .

He hecho muchos concursos, muchas finales, en todo el mundo y en España también, el “Reina Sofía”….Es una experiencia muy bonita, con chicos que tocan estupendamente y tienen un nivel muy alto.

Es un concurso de marcado carácter internacional. Usted, que en carne propia ha vivido la experiencia de tener que irse de un país que en aquel momento no ofrecía las condiciones necesarias para su formación, ¿Cree que nuestros jóvenes músicos deben de seguir haciéndolo? .

Salir siempre es bueno para todo. Conocer nuevos ambientes, nuevas teorías, nuevos sistemas…Todo es conveniente. Pero lo que sí es cierto es que hoy en día en España, en todas las especialidades de la música, cualquier estudiante puede obtener un nivel perfectamente correcto, equiparable al de cualquier otro lugar de Europa.

Yo pertenezco a la generación que creció viendo aquel programa maravilloso de Televisión Española “El mundo de la Música”…

 
 

(Ríe).Yo convertí la batuta en el juguete más deseado de los niños españoles, y le voy a decir que estaba algo preocupado, porque ¡la batuta es un instrumento peligroso! . Tenía miedo a que un niño le pudiera sacar un ojo a otro…Pero no pasó nada y repartí batutas a diestro y siniestro.

Muchos de aquellos niños experimentaron a través de ese programa un incentivo que marcó sus vidas para siempre y les llevó a desarrollar una profesión musical…

Sí, sí. Tengo muchos alumnos que se aficionaron a la música con ese programa, que por cierto, surgió de casualidad. El director y realizador de “El mundo de la Música”, José María Morales, había presentado ya en ese espacio televisivo todos los instrumentos musicales, todas las voces humanas…le quedaba solamente la figura del director, el que hace que todos toquen juntos. Me llamó y me lo propuso. Dije que sí. Se me ocurrió que vinieran los niños a jugar con la orquesta. Ellos dirigían la Serenata Nocturna de Mozart, popularmente conocida. El atractivo estaba en que la orquesta seguía perfectamente las indicaciones del niño. Yo regalaba batutas con mi firma a los que me hacían preguntas interesantes o a los que contestaban bien a otras que yo formulaba. Cada semana se hablaba de un autor. Empezó con 25 minutos en blanco y negro y dieciséis músicos y acabó con la Orquesta Sinfónica de Televisión Española al pleno, en color y una hora de duración Me convertí en una de las caras más populares de España. No podía andar por la calle porque todo el mundo me paraba para pedirme batutas. Algunos de esos niños hoy son directores de orquesta. Le llamamos “la semilla de la batuta” por todos los que se dedicaron a la música a través de ese programa.

 
 


Su compromiso con la música española es importantísimo, también con los compositores. ¿Qué criterio le merecen nuestros creadores gallegos?

Francamente estoy maravillado. Tuve la oportunidad de asistir en Santiago de Compostela a un concurso de bandas y he podido comprobar la gran evolución que ha habido en Galicia entre los compositores que crean música para estas formaciones. Quiero aprovechar esta oportunidad para hacerlo constar, porque lo he podido vivir en carne propia. Son obras que se publican y que tienen difusión. Bandas valencianas han ganado muchos concursos tocando obras de compositores gallegos, con los que se llevan muchos premios.

¿Y los compositores e intérpretes nacionales?

Ahora mismo hay gran diversidad de estilos y tendencias. Los compositores están mejor preparados, con las nuevas tecnologías, la música electrónica…Al estar veintiún años al frente de la Orquesta de RTE se puede usted imaginar la cantidad de obras que he tenido que estrenar. En cuanto a los intérpretes todos han tocado conmigo: Joaquín Achúcarro en el piano, guitarristas desde Andrés Segovia a Narciso Yepes, cantantes... Ainhoa Arteta tiene un disco conmigo, con Maria José Montiel he hecho muchos conciertos …al igual que con todas las grandes voces españolas.

Me encantaría que me diese su opinión sobre el proyecto que lleva a cabo en Venezuela el Profesor José Antonio Abreu, una verdadera revolución en el panorama musical mundial…

A la vista de los resultados su trabajo me parece extraordinario.¡ Ha conseguido que en un país como Venezuela- con su situación económica- haya salido gente con magníficas condiciones y que lo hacen muy bien!…Grandes directores como Gustavo Dudamel, han salido de allí, y también otros… Ellos son los logros de la cantera del Sr. Abreu. Lo que me parece estupendo.

Es usted para muchos jóvenes que quisieran seguir sus pasos, como el antiguo faro que ahora contemplamos, el la Torre de Hércules. ¿Qué les aconsejaría para iluminar su rumbo?

Que hay que tener mucha paciencia y constancia. También condiciones (esas no se pueden comprar). Pero con tesón, interés y entrega…También hay que descubrir aquello para lo que uno tiene talento. Se puede tocar estupendamente el violín o ser un gran director y ser un nefasto pianista (en ese sentido yo admiro a los pianistas porque para mí eso es una montaña inaccesible).

Y ya para terminar, Maestro. ¿Merece la pena el sacrificio y esfuerzo que requiere la música? .

¡Claro que merece la pena!. Pero tiene que gustar mucho, ser un apasionado y disfrutar haciéndola, porque si no la disfruta uno mismo, difícilmente podrá hacerla disfrutar a los demás.

Julia Mª Dopico Vale

 
     
  El piano de la SAF  
     
 
 
     
  Entrevista a Enrique García Asensio  
     
 

 

 
 

 

 
     
  Entrevista a Agustín León  
     
 

 

 
 
 
     
  “No debéis temer. Estamos en la música”.    
     
 

CON GARCÍA ABRIL.

 


Esbozo estas líneas de hoy para hacer valer en ellas la palabra de uno de los grandes de la creación musical, Antón García Abril, con el que vengo de compartir música y escuela en la última edición de “Música en Compostela”. En las mañanas, entre partituras nuevas, el Maestro Abril, cuya talla humana es tan brillante como su propia creación, expresaba opiniones y conceptos sobre distintos aspectos de la música bajo la siguiente premisa: “Yo estoy aquí para enseñaros lo mejor de mi existencia”. Una existencia entregada al arte, a la creación, a la verdad y a la belleza, en la que resta un tiempo generoso para compartir con todos nosotros nutridas experiencias, profundos conocimientos que trascienden a lo universal, sabios consejos de quien eleva la antorcha de la creación a lo más alto en una senda que conduce hacia la luz. Estas son sus palabras:
“Se ha definido la música como el lenguaje de la emoción, la comunicación en el mundo, la extraña medida del tiempo…Realmente la música es un sentimiento que no podemos estudiar”. “La música es un arte abstracto, por eso es el arte de mayor libertad”. “La mejor palabra y la mejor música es la que comunica mejor”. “La música no tiene medida, es como Dios”. “Desde el punto de vista físico la música es matemática, desde el artístico no lo es en absoluto”. “La música ha de quedarse en el corazón y en la mente de las personas”. “Todo en música son relaciones y todo en música es relativo”. “La música es idea en desarrollo”. “La música del pasado nos lleva a la del presente y a la del futuro”. “¿Podrá haber en el futuro una música diferente? Seguro, pero no la conocemos y lo que no se conoce, no existe”. “La música existe en nuestra sensibilidad, en nuestra fantasía”. “Sólo la música que emociona- sensitiva e intelectualmente- permanece”. “Mientras exista el ser humano, existirá la música”.
Estas son las ideas que como el cauce de un río, conducen al mar de la eternidad.

Julia Mª Dopico Vale.

 
     
  V Concurso de Piano Juvenil Gregorio Baudot  
     
  A/a Carlos Miragaya.
EL PIANO Y LA SAF


Entusiasmo y emoción en el ambiente del Casino ferrolano con la final del “V Concurso de Piano Juvenil Gregorio Baudot", una inciativa retomada por la Sociedad Artística Ferrolana con la que la entidad se apunta un tanto musical dentro de su amplia labor creativa, divulgativa y cultural en nuestra ciudad. Más de veinte participantes procedentes de Ferrolterra mostraron sus capacidades y sensibilidades artísticas recreando los compases de los grandes clásicos interpretados de la mejor manera por los jóvenes músicos que pusieron ganas, ilusión y también valentía ante el público y el jurado, integrado por profesores especialistas de reconocido prestigio: Miguel Brotóns, Ricardo Blanco, Carolina Fernández, Javier Ares y Pablo Ferreño, que distinguieron a los más sobresalientes, si bien todos ellos fueron merecedores de significada mención, entendiéndolo así la Concellería de Cultura, que regaló a cada uno de los participantes un magnífico libro con nuestros pintores más destacados.
El concurso, de carácter juvenil y comarcal- si bien pretende ampliar su ámbito geográfico en la próximas ediciones- con el que se recuerda la memoria del Maestro Baudot, el compositor que plasmó en sus creaciones la impronta de la huella de nuestros “sentires y vivires” ferrolanos, se convierte en un leivemotive para la superación de los jovencísimos artistas y también una manera de compartir sus logros y destrezas al piano.
 
     
  Nueva edición de "Cantares Galegos"  
     
  A/a Carlos Miragaya.
ROSALÍA.

“As de cantar/ Meniña gaiteira
As de cantar/ Que morro de pena…”

La voz universal de Galicia canta en las rimas de Rosalía, nuestra más grande poeta, que pone voz en sus versos a la voz de nuestra tierra, de sus gentes, de nuestra lengua…Ella se convierte en la expresión más profunda de nuestra lírica cuando un día, hace ahora ciento cincuenta años “se atreve a cantar” en su “humilde libro”, Cantares Gallegos, a Galicia misma y la presenta como “el lugar más hermoso y digno de alabanza”, despertándola del sueño de los siglos oscuros y recuperando la tradición de cantigas de amor y de amigo que vivieron la gesta medieval de la sensibilidad trovadoresca que nos convirtió un día en la tierra de la poesía viva, dando los mejores frutos de la versificación en un tiempo lejano.


Julia Dopico con el presidente de la Real Academia Galega, Alonso Montero


O Consello da Cultura Galega, la Xunta de Galicia y el Parlamento Gallego se vuelven legatarios de esta creación, presentando el pasado jueves en el Parlamento de Galicia, una edición facsimilar de estos Cantares, con los que la fina lámpara poética de Rosalía alumbra a una Galicia nueva, en un acto presidido por las máximas autoridades:
Alberto Núñez Feijoo, Ramón Villares y Pilar Rojo, que supieron blandir las armas poéticas del discurso rosaliano (tan estudiado por el ferrolano Paco Rodríguez, exdiputado del BNG) en pro de la dimensión de la palabra como una “catedral en la que se resume lo que somos”, después de una reflexión comentada por Marina Mayoral que brillantemente nos aproximó al contexto existencial de la obra y sus dimensiones implícitas, en un tono próximo y claro, desgranando algunos de los versos más representativos en cuanto al amor, la nostalgia, la denuncia social o la Castilla despectiva de lo nuestro. Poemas que siguen despertando la conciencia del pueblo en esta magnífica y sensible expresión en la que late la vida misma.


Personalidades que intervinieron en la nueva edición de "Cantares Galegos",
el presidente de la Xunta, Núñez Feijoo,
el presidente do Consello da cultura galega, Ramón Villares
y la presidenta del Parlamento gallego, Pilar Rojo

Julia Mª Dopico Vale.

 
     
  Actuación del grupo musical Rosas  
     
 


La formación musical "Rosas", integrada por Julia Mª Dopico, Daniel Adzemian y José Luis Mera, ofrecerá el sábado día 20 de abril un concierto con sus instrumentos, la bandurria y la guitarra, en la Avv Ferrol Vello, dentro del circuito cultural "Ferrol Escena" promovido por el departamento de cultura del Concello de Ferrol. En esta ocasión interpretarán su programa "Música para la Nostalgia", con inolvidables boleros y música tradicional latino-americana. La entrada es libre y gratuita, a las 20.00 de la tarde del sábado.

 
 

 

 
     
  Presentación de la revista "Poesía Galicia" publicado en Diario de Ferrol
 
     
 
 
     
  Entrevista a Ilan Rogff (jurado en el premio de piano Cidade Ferrol en su última edición)  
     
 
 
     
 
 
     
 
 
     
  Vine a Compostela  
     
 
MÚSICA EN COMPOSTELA

Santiago 6-08-2012

Vine a Compostela:

La blancura del lirio
la mañana serena,
peregrina del alba
en la frente una estrella
Y en la voz la canción
de ese Himno de Ultreia.

Llegué a Compostela:

La leyenda de piedra
Que persigue su huella.
Un clarín hacia el sol
la cometa de un Dios
Y los sueños de Abril
Que son música eterna.



 
     
  MARGARITA VISO: UNA MUJER ENTREGADA A LA MÚSICA.  
     
 

Investigadora, intérprete, profesora, creadora de la Editorial Musical Viso, compositora y desde hace años Presidenta de la Asociación Galega de Compositores -AGC-, Margarita Viso desempeña sin lugar a dudas un importante papel en el mundo musical de la Galicia contemporánea. Ahora, cuando se cumplen los 25 años de existencia de la Asociación Galega de Compositores, celebración que se lleva a cabo con la música de la Banda Municipal de A Coruña en magnífico concierto, me entrevisto con la admirable mujer que ha entregado mucho de sí misma por y para la música, siendo conocedora además de la vida interna de nuestra realidad musical, en un largo recorrido que va desde su propia formación a los nuevos relevos generacionales.

¿Qué maestros contribuyen a su formación musical y cuál incide con mayor intensidad en la misma?

Es difícil de contestar. Creo que es un compendio ya que mi formación abarca distintas especialidades. En composición mi maestro fue Rogelio Groba, después Carlos Otero García, del que aprendí la actitud solidaria y generosa entre nosotros. En la parte instrumental, de piano, estudié con Jeannette Romero y Noemí Novara. Con María Luisa Nache tomé lecciones de canto, sin ninguna intención de dedicarme a ello, pero sí para entenderlo y experimentarlo. Ella supuso mucho. Se había codeado con los más grandes.


Y una vez terminada la etapa de formación ¿Cómo es el primer acceso a la actividad profesional?.

Primero como profesora de solfeo. Estuve también de pianista acompañante de danza en la Escuela de Artes Coreográficas de A Coruña. Esta fue una época muy bonita, en un mundo que me gustaba mucho. Después de nuevo ejerciendo la docencia en Zaragoza y Ponferrada y en A Coruña, que es en donde sigo.


Con esta experiencia y trayectoria dedicándose a la enseñanza de la música ¿Cómo cree que ha ido evolucionando en los últimos años?

No tiene nada que ver cómo estudiábamos nosotros a lo que se hace actualmente. Vivir esa evolución y participar en ella ha sido fantástico, genera optimismo. Se debe en gran parte a la conciencia de las administraciones de la necesidad de las enseñanzas musicales. Esto contribuye a que tengamos ahora mismo una generación de músicos impresionante, con una gran formación y profesionalidad, como vamos a comprobar con este concierto de la banda.


Y para mejorar ¿Cree que es imprescindible para el músico formarse fuera?

Desde aquí podemos mejorar y evolucionar, pero siempre es interesante el enriquecimiento humano y el auto-afianzamiento que adquiere el músico confrontando sus conocimientos con los de personas procedentes de otros lugares y la contribución de los maestros que los orientan.


Dejando el mundo de la docencia, me gustaría que nos aproximásemos a su faceta de investigadora, ya que ha contribuido grandemente en la recuperación de la obra de “históricos de Galicia”. ¿Cómo son esos primeros contactos y esas sensaciones?

Yo era estudiante y habían llegado a mis manos partituras de Chané, Baldomir… que se encontraban en la tienda de Canuto Berea. A mí me parecía que aquello estaba muy bien, que era bonito, en gallego… Mi primer objetivo fue Baldomir. Pensé que en la Real Academia Galega debía de haber algo y el archivero -que rechazaba a los investigadores- me dijo que se iban a trasladar y que hasta dentro de un año no se podía hacer nada. ¡Caramba! –pensé-. Me vine de vuelta, pero al año regresé. Me enseñó algún manuscrito de Baldomir (tan sólo había tres o cuatro canciones que le habían comprado a la viuda). Me mostró algo de Adalid. Pude apreciar una música impresionantemente buena, muy hermosa, elaborada con cuidado y oficio de compositor de categoría. Me puse a trabajar sobre eso, a hacer publicaciones…


Es palpable que defiende esta música a ultranza, reivindicando a través de ella lo que es nuestro.

En esta música hay calidad, es buena. Los maestros que la escribieron tenían conocimiento absoluto de la técnica musical y desde el punto de vista artístico está a muy alto nivel. Poco a poco lo iremos valorando. Yo me tomo esto con muchísima calma…


También ha difundido este legado musical como intérprete actuando en Galicia, Madrid, Portugal, Inglaterra…

He difundido nuestra música de las formas que me ha sido posible. También como intérprete, si bien estos conciertos eran enfocados hacia un público erudito, al que todo le interesa. No ha llegado a tener la difusión que merece.


¿Ni con los más de 45 títulos publicados en la “Editorial Viso” que crea usted en 1997?

La editorial es algo muy personal. No puedo dedicarle las horas que yo quisiera, por eso está a ralentí. La música impresa es un “producto” difícil de colocar en el mercado -lo ha sido siempre- porque los que la adquieren son los músicos y ellos lo hacen en función de la demanda -si tienen un concierto, si la incluyen en sus repertorios…-.
De cualquier forma, la editorial es algo que en algún momento de mi vida - espero vivir lo suficiente- ocupará el tiempo que merece.


También ha dedicado parte de su esfuerzo a la composición…

Escribí obras didácticas, por encargo de la Consellería de Educación, que pidió a la Asociación partituras para los instrumentos menos favorecidos por los repertorios, obras para distintos niveles poniendo a disposición un profesor especialista que nos indicaba el grado de dificultad de cada curso. También tengo las canciones, inspiradas en los niños, Os soños na gaiola, sobre poemas de Manuel María, éstas no son material didáctico y otras: Ausencias (ciclo de cinco cantigas de amigo), El Cuarteto de cuerdas, Nilal…


Es además, usted, presidenta de la Asociación Galega de Compositores, una entidad que promueve la creación musical contemporánea…

Existe una generación de músicos jóvenes que saben muy bien lo que hacen cuando “escriben una corchea”, cada uno con su propia personalidad, resultando en conjunto muy diferentes. Lo que ocurre es que no tienen el reconocimiento que debieran. La sociedad no tiene conciencia de que existen estos compositores y que tenerlos es muy importante, por lo que tampoco entienden que haya que apoyarlos. En este sentido fue maravilloso tener al anterior conselleiro de cultura, Roberto Varela, muy sensible hacia la música. Desde aquí me gustaría darle las gracias. Por eso es necesaria la existencia de la Asociación, seguir en la lucha. Con la ventaja de que ahora los músicos sí tienen respeto por la obra de nuestros compositores. En tiempos pasados no era así, simplemente se pensaba que no existían.


La música contemporánea resulta muchas veces para el gran público incomprensible, para los creadores incomprendida… ¿Cómo debería configurarse esta balanza?

Los músicos que pertenecen a la Asociación “escriben notas en el pentagrama”, el público escucha los conciertos con gusto, salen agradablemente impresionados.


Es usted también esposa de uno de los compositores más relevantes de nuestro mundo musical. De forma más personal ¿Cómo es vivir con un compositor? o mejor dicho ¿Cómo conviven dos compositores?

No veo que tenga nada de particular. No somos tan raros (ríe). Además somos perfiles completamente diferentes. Él es plenamente compositor, yo me he entregado más a la investigación.


Llega a mis manos una joya musical, una cuidada edición de un libro de canciones para piano a cuatro manos con las hojas delicadamente estampadas de colores y flores. Lo firma Juan Durán. Otra pedagoga de la música, Elisa Moscoso, traduce el mundo musical de las partituras en el fluir de una bonita historia, plasmada con delicados versos. El título de este libro es “El jardín de Margarita”. La referencia es clara…

Juan me dedicó estas canciones. Entras en el jardín y pasan cosas…mágicas. Nació nuestro hijo y tiene su música. Elisa escribió los textos que le inspiraban las canciones, ella recreó poéticamente el mundo musical que Juan me regaló. ¡Es muy bonito!. Estuvo mucho tiempo inédito, acaba de salir ahora.

Y con estos versos de Elisa Moscoso perfilamos desde las letras el jardín musical donde “Margarita, ninfa del aire, flor con faz de fémina juncal/ apoyada en tallo esbelto, tocada con corona de albos pétalos/ Margarita puede caminar, casi volar, sin piernas y sin alas/ y con sonrisa despierta de seres durmientes que regresan a la vida/puede construir un mundo de solaz”.

Un mundo que hoy, agradezco comparta con nosotros.

Julia Mª Dopico Vale.

 
     
  Crónica en el Diario de Ferrol  
     
 
 
 

 

 

 


AINHOA ARTETA:

LA ELEGANCIA HECHA CANCIÓN.


Reconocida como una de las grandes voces líricas nacionales e internacionales de nuestro tiempo, ha interpretado célebres personajes de óperas consagradas desde su debut en 1990 con la Clorinda de La Cenerentola de Rossini en Estados Unidos. Suma 21 años de exitosa carrera profesional que la han llevado al Carnegie Hall de Nueva York, el Covent Garden de Londres, el Arena di Verona o al Teatro de Bellas Artes de México.

Esta vez Ainhoa Arteta cuya voz se encuentra en el mejor momento, canta en el emblemático Teatro Colón coruñés, con motivo del “II Concierto Solidario Padre Rubinos” colaborando con la institución benéfico social de este nombre que nace el 19 de abril de 1918, aunque la participación en esta Gala Benéfica no significa que esta sea la primera vez que Ainhoa visita nuestra tierra.


¿Qué significa para usted estar de nuevo en Galicia?

Sinceramente es estar casi en casa. He venido bastantes veces, sobre todo al Palacio de la Ópera y siempre he tenido una acogida buenísima además de hacer cosas muy interesantes para mi carrera y para mi vida profesional por lo que vengo con ganas y cariño. A parte de eso ¡Son tan amables! Siempre me preguntan qué quiero hacer, con qué quiero volver…
Es una suerte para un artista contar con un teatro, con un auditorio que se ofrece de esta manera, por lo que siempre me he sentido muy bien aquí.


¿Qué opinión le merece el panorama musical gallego actual?

Ocupa un lugar importante. Galicia cuenta con una de las Orquestas Sinfónicas mejores de España y otros proyectos resultan muy alentadores La Gaos, por ejemplo, teniendo en cuenta que está formada por jóvenes alumnos y profesores.
Durante muchos años no tuvimos orquestas. Se trajeron maestros para poder nutrir estas formaciones y preparar a los músicos. Ellos crearon a las nuevas generaciones y ¡aquí está el resultado! Se ha hecho cantera y el panorama a nivel artístico es buenísimo.
Institucionalmente creo que habría que hacer un gran esfuerzo para que esto no se perdiese bajo ningún concepto.
Lo más difícil se ha conseguido. Ahora hay que ayudar a que esta cantera salga adelante.


En esta ocasión compartió escenario con dos de nuestros jóvenes talentos: el barítono Borja Quiza y el director Fernando Briones ¿Qué valores resaltaría de ellos?

El valor del pueblo gallego: La ilusión, la fuerza de voluntad -que es tremenda- y la capacidad de trabajo. Toda la vida el pueblo gallego ha enseñado que es un pueblo muy trabajador a lo que se suman la ilusión y las ganas.


Este concierto es muy especial, dado su carácter benéfico. Su compromiso es admirable ¿Por qué decide contribuir a esta causa?

No creo que sea algo admirable. Es humano. Todos y cada uno de nosotros tenemos ganas de poder ayudar a los demás. Yo confío en la sociedad más positiva que negativa. Cada uno hace lo que puede. En mi caso, el arma más poderosa es el escenario. Si puedo utilizarla para movilizar a más gente pues… mejor. Cuando vi la labor de “Rubinos” me pareció encomiable.
Lo que yo intento es aportar mi parte, mi grano de arena, como lo hacen la mayoría de las personas, también los que estuvieron en el concierto, sentados allí. Somos todos uno, al final.


Se sabe que es usted muy cuidadosa a la hora de elegir repertorio, adecuándolo perfectamente a las cualidades de su voz.

Lo de elegir repertorio lo aprendí muy bien a base de un gran tropezón que tuve en mi carrera. Estuve haciendo cosas que no eran adecuadas y la voz me dio aviso, sin haberse perjudicado o dañado del todo. Tuve suerte. La recuperación fue dura, pero muy positiva y aprendí que a la voz hay que escucharla, pedirle permiso. Si ella te deja, adelante, si no, ni se te ocurra porque sería un retroceso importante.

De los personajes que ha encarnado ¿Con cuál se quedaría?

No le podría decir. Con todos. No tengo uno en especial. Los estudio muchísimo, lo que hace que le encuentre su particularidad a cada uno de ellos. Todos han configurado lo que soy ahora como artista.
Los personajes tienen una vida propia que enriquece la nuestra. No sólo por los buenos momentos, sino incluso por los dramáticos o los malos. Hacen que aprendas de forma indirecta cosas que a lo mejor no te han pasado en la vida, pero que pueden ocurrir.


Se rumorea que se está planteando usted Tosca y Butterfly. ¿Alguna decisión sobre esto?

Me las planteo en un futuro más lejano. Para los próximos cuatro o cinco años tengo cuatro óperas en cartel que son en las que voy a concentrar mi trabajo. Elisabetta de Don Carlo, Adriana de Lecouvreur, El Tríptico de Puccini con ll Tabarro incluido y Falstaff, intercalando con títulos que ya tengo en repertorio.
Pero los siguientes podrían ser Tosca y Batterfly. Esto es un suponer ¡siempre un suponer!


Además de la ópera ha hecho incursiones en otros géneros. Estoy hablando, por ejemplo de La vida ¿Qué matices adquieren esas canciones para usted?

La Vida es un disco muy entrañable. Nunca pensé ni imaginé que fuese a hacer un trabajo así. La discográfica llevaba años detrás de mí para que hiciese algo que no tuviese que ver con la lírica pero realmente nació de manera muy personal. Esta es la música que le gustaba a mi madre. Cuando ella murió me di cuenta de que si necesitaba un motivo para hacer algo así, ya lo tenía.
Javier Limón, un gran productor y un “mago” de este tipo de música me rodeó de intérpretes extraordinarios y el proyecto se convirtió en una de las experiencias más bonitas que he tenido. Ha sido una grandísima satisfacción. Además al público le gustó mucho, quizás porque llevaba impreso un mensaje muy íntimo, muy especial.


Está presentando un nuevo disco: “Recital”, con Malcolm Martineau al piano…

Sí, este es clásico cien por cien. Es el fruto de lo que estoy haciendo desde hace catorce años en los escenarios: los recitales. Está grabado por la Deutsche Grammophon e incluye un disco y un dvd, con planos muy directos y cercanos, muy en vivo.
Además está a punto de salir un monográfico con la Sinfónica de Galicia, de arias de óperas de Puccini.


¿En qué lugar está la zarzuela para Ainhoa Arteta?

En un lugar importantísimo, porque me gusta, porque la he hecho siempre. La zarzuela está presente siempre en mis programas, tanto en los recitales -al final siempre en un “bis” que a la gente le entusiasma-, o en los conciertos líricos.
Es un género importantísimo para nosotros y si nosotros no lo hacemos ¿Quién lo va a hacer? . En ese sentido la zarzuela a ultranza.


En una entrevista publicada en Scherzo, afirmaba usted la importancia de Plácido Domingo en su carrera. ¿Ha sido tan importante? ¿Lo sigue siendo para las nuevas promesas?

En mi carrera y en la de muchísimos cantantes líricos. Por la influencia, por la impronta que está dejando en el mundo de la lírica.
Él confió en mí al principio. Tuvimos algunos conciertos.Después gané su concurso, el “Operalia” en París. Nos une una grandísima amistad. Es una persona extremadamente generosa con el público, con los colegas, con los directores de los teatros, con la orquesta...
¿Dónde no está involucrado Plácido? ¿De dónde saca el tiempo para poderse entregar de esta manera tan generosa a todos? Él es único y ¡que nos dure mucho tiempo!


Es usted esposa, madre y una voz principal de nuestro panorama musical ¿Cómo se pueden compaginar tantas cosas?

Teniendo complicidad con las aerolíneas -ríe-.No. Sobre todo gracias al apoyo de la familia. Es necesario que la familia te comprenda, te ayude. Esto no se consigue si los que están a tu alrededor no te ponen buena cara. Mis hijos, mi pareja, mi familia en general…son extraordinarios.


Ainhoa Arteta ¿Le debe todo a su voz?

No. No, por Dios. A mi voz le debo mucho y mi voz es muy importante, pero yo le debo todo a mi familia.


¿Cómo cuida este tesoro?

La verdad es que la cuido bastante. Con entrenamiento diario. Si no se entrena los músculos se resienten. Pero ese cuidado se vuelve una rutina y forma parte de tu vida.
Cuando haces un exceso, la voz también lo paga. Hay que llevar una vida sana, metódica y cuidarse bastante, pero sin obsesionarse.
Dejé de contraer catarros cuando supe que aún teniéndolos, tenía que cantar. Esto me tranquilizó mucho. Cuanto más relajado está uno, cuanto más tranquilo, menos sufre la voz. Como dice una de mis profesoras: “relax and sing”.


Después de tantos premios, de años de éxitos ¿A qué aspira profesionalmente Ainhoa Arteta?

Sinceramente, a lo único que aspiro es a seguir cantando. A hacer mi profesión bien, con honestidad. A estar tranquila en el escenario, contenta…y vivir. Ser feliz y a hacer felices a los que me rodean.


Julia Mª Dopico Vale
-Cronista musical del Diario de Ferrol-

__________________________________________________________________________________

 

EN LA LAREIRA LITERARIA.

 

Definían en la Grecia antigua la música como el sonido de la poesía, relacionándola con el mundo de los dioses y las musas y atribuyéndole un origen divino. Desde entonces, o quizás desde antes, cuando el “melos” viene a clarificar una expresión musical inminentemente rítmica, surge un idioma sonoro que perdurará a lo largo de los siglos en el que la presencia de la música unida a la palabra es constante. En la tragedia clásica, de Sófocles o Esquilo, o en el lenguaje poético que nace en Lesbos, en el que los versos se acompañaban de la lira, el instrumento de Apolo, dios de la luz, la claridad, la verdad… representando el equilibrio frente al éxtasis dionisiaco.
Esta feliz unión, la de música y palabra, perdura en las voces medievales, herederas de la antigua tradición; en los cantares de gesta en los que trovadores y troveros desde Francia extienden sus romances por Europa prendiendo también en Gallaecia, en donde como un rosal florece lo más representativo de nuestra lírica a través de todo un universo de cantigas de amor, de amigo, de escarnio…con nombres como Martín Codax, María Balteira o Mendinho.

Así, repetidamente, la idea que la melodía es lo mismo que la palabra, reaparece sucesivamente en la tradición musical occidental, en el ámbito popular, en el que la mejor muestra es la canción, y también en el ámbito culto con óperas, oratorios, cantatas, lieder o en el drama musical wagneriano. Todo ello es muestra de hasta dónde puede llegar el genio creativo de los compositores siguiendo el “guión” de la palabra.

En el S XIX la poesía vuelve a impregnar los contenidos musicales celebrándose las célebres “schubertiadas”, reuniones de artistas de todos los ámbitos que formaban un círculo brillante dedicado a la música y la literatura entorno al ambiente bohemio que tanto agradaba a Schubert. Retomando esta idea romántica y congregados por la Sociedad Artística Ferrolana nos reunimos los poetas con la música en lo que se vino a llamar la “Lareira Literaria” en la que abrigados por los versos y la lumbre musical pudimos expresar nuestras historias rimadas. Historias de cada sentir, de cada pensar, de cada vivir nuestro.

Francisco Vila, Anxo Álvarez, Eva Ocampo, Antonio Pontefar, Juana Corsina, Marcelino Sisto, Pablo Bouza, Pilar Puente, Rosa Fernández, Rosa Milleiro y Xoán García fueron los poetas a los que también sumé mi voz, con poemas de antes:

 

“De la mano del aire va
De la muerte a la eternidad”

Y de ahora:

“Amor al frente,
amor presente,
amor del cuerpo
y de la mente.

Amor cantado
en la espesura,
las noches negras
de negras lunas”…

Se rendía homenaje y recuerdo a Cristina Amenedo, la escritora que recibió tres veces consecutivas el Premio Manos Unidas o el Premio Juan Ramón Jiménez y a la que debemos versos emocionantes y emocionados como los que pronuncia en A Ninfa Derradeira de Mar aberto:

Eu sei que un día, mar, verde pradeira
Broslada de cantigas e ventos largasíos
Hasme levar, no barco que me agarda
Para as segregas ribeiras estreladas.

I así seréi a ninfa derradeira
Do fondo mar da miña propia vida
Do fondo mar onde as correntes loitan
Cubertas polas augas encalmadas.

E así seréi a ninfa derradeira
Que deixará nas areas negras lastras
Para navegar lixeira, mar aberto
I tan pura como as augas escumadas! .

 

Literatura acompañada por el sonido del violín, interpretando célebres melodías nuestras y no tan nuestras reconocidas por todos. Como reconocido el paladín, Antonio Ruibal, que mantuvo la simpatía y el interés a lo largo de todo el evento.

Inolvidable Lareira de Poesía, en la que pude compartir versos con otros versos profundos que de mano de todos los poetas presentes supieron despertar admiración y sentimiento compartido. Creo que todos agradecemos a la SAF esta invitación para participar en la noche de música y versos, manteniendo viva la fuente creativa de las voces actuales y felicito a la organización, a cada uno de ellos, por convertirse de alguna manera en mecenas de nuestra palabra poética.


 
..... REQUIEM PARA UN CENTENARIO. .....
     
 


Wolfgang Amadeus Mozart

El 21 de Abril de 1211 se consagraba la Catedral dedicada al Apóstol Santiago, la que se convertiría en destino principal de peregrinación en Europa, a través de la ruta que seguía la estela de la Vía Láctea.
Ocho siglos después celebramos la monumental presencia de esta joya del románico con música, concretamente con la última obra de W. A. Mozart, su Réquiem en re menor K 626, páginas a las que el compositor se dedicó con febril afán en una época para él de enfermedad y desengaño que preludiaban su trágico destino reflejado en los compases de profundo dramatismo de este otro monumento de la música.

 
 
 
  El Coro y la Orquesta Gaos fueron los que revivieron estos sonidos prodigiosos en un recorrido por las Catedrales gallegas: A orillas del Miño, en Ourense y Tui, en la Iglesia de San Pedro de Lugo, la Catedral de Mondoñedo, singular paraje que ve nacer a otro grande de nuestra música, Pascual Veiga, y por supuesto Santiago de Compostela, a donde acudimos, peregrinos de la música, en la noche del sábado para escuchar el prometedor concierto, marcado por la solemnidad del escenario y la juventud de los intérpretes de este coro y orquesta que nacen, precisamente para impulsar los nuevos valores de la música en Galicia.

Partitura del Requiem

 
     
 

Mozart en Verona,
óleo de Saverio della Rosa, 1770

 

Como “obertura” a la Misa de Réquiem escuchamos el Concierto para clarinete y orquesta en la mayor K 622 del mismo compositor, en sus tres movimientos: Allegro, Adagio y Rondo-Allegro, en el que el solista, Antonio Suárez, nacido en Abegondo, con una formación inicial en la Escuela de Música de Betanzos y actualmente una importantísima trayectoria artística nacional e internacional, hizo gala de su maestría y su talento, en perfecta comunión con el corpus orquestal. Cierto es que pudimos escuchar este mismo concierto recientemente en el Jofre ferrolano, cuando la Orquesta Gaos y el solista acudieron invitados por el Club de Prensa de Ferrol en el acto de entrega del Premio de Libertad de Prensa José Couso, en su última edición, correspondiente a este año, obteniendo la misma calurosa acogida por parte del público que esta vez en Santiago.  
  Después, el Réquiem, que comienza con un tema dulce y melancólico en el Introitus, Réquiem aeternam, al que sigue un insistente y apasionado Kyrie.
En la Secuencia el Dies Irae, donde la música reproduce el miedo al Juicio Final, el terror de la aparición del Juez Supremo; el Tuba Mirum, acompañando el trombón al canto, Rex tremendae, en el que el coro termina con la oración Salvame, una súplica insistente de piedad; la maravillosa dulzura de Recordare y el terrible Confutatis que expresa lo que rige al destino de los condenados.
Franz Xaver Sussmayer, alumno del genio de Salzburgo, supo concluir el inacabado Réquiem de su maestro pareciendo conocer sus intenciones. Así, una de las partes más conmovedoras surge la Lacrimosa, donde las voces parecen llanto que a través del insinuado contratiempo manan de entre lágrimas.

Última pieza de Mozart

 
       
  El Ofertorio, el Sanctus, Benedictus, Agnus Dei y la Communio siguen cantando la desolación del corazón humano y la paz de Dios.
Una brillante interpretación a la que sucedieron largos y merecidos aplausos al coro, la orquesta y a los solistas: la soprano compostelana Carmen Subrido, la mezzo Nuria Lorenzo, el tenor Francisco Corujo y el barítono Borja Quiza, nacido en tierras orteganas, de las que se convierte en embajador, conquistando con su voz y sus importantes cualidades dramáticas e interpretativas los teatros de Europa.
No se pudo celebrar de mejor manera este centenario que coincide además con el Año de la Música en Galicia (que pasó silente en Ferrol), ya que el concierto estuvo marcado precisamente por la galleguidad en todo el elenco interpretativo. Recordemos que coro y orquesta están formados por alumnos y profesores de los conservatorios gallegos que pueden de esta manera acceder a tocar en una orquesta, gracias a este proyecto que ve la luz en 2006 encabezado por Fernando Briones que demostró un profundo conocimiento, sensibilidad y gran profesionalidad en su trabajo como director de la Orquesta definida por el Conselleiro, Roberto Varela como “ Una de las formaciones musicales más nuevas, activas y de mayor proyección de nuestra Comunidad”.

Julia Mª Dopico Vale.